Gran Hermano

La Casa

Una casa con noventa personas; productores (un jefe de producción y tres ayudantes de producción), realizadores (tres realizadores, dos de Zeppelin y uno de Telecinco), operadores de cámara, montadores, VTR y un equipo de redacción. La ficción se encuadra en un paraje cercano a Soto del Real (Sierra de Madrid), construido específicamente para el programa. Cuenta con los mayores avances tecnológicos en comunicación, un cordón de seguridad, reforzado durante las salidas de los habitantes con efectivos de la Guardia Civil y la Policía Nacional. El utillaje del plató se describe de manera minuciosa en el paquete del formato. De hecho, las características físicas de la casa guardan una fuerte similitud con su homóloga holandesa o alemana. Aunque las dependencias están habilitadas con todos los enseres necesarios para subsistir, en el trazado de la decoración se ha prescindido de elementos superfluos. La instalación carece de cualquier electrodoméstico que no sea indispensable, como la lavadora o el lavavajillas; los muebles son de espíritu funcional y desprenden un ambiente confortable.

Un salón, comedor y cocina que funcionan como centro neurálgico en las actividades diarias. Hay tres sofás, una mesa de centro y una consola. Además, disponen de un botiquín de primeros auxilios y dos extintores. Ocho gallinas y un gallo, un huerto, césped y piscina climatizada cierran el ajuar de este paraíso artificial, que trata de devolver a los participantes a la vida natural y rudimentaria, donde no existe lugar para los artificios tecnológicos.

En esos metros hay colocadas 29 cámaras: dos de día y dos de noche en cada habitación, cuatro en el salón, cuatro en la cocina-comedor, una en la ducha, una en el inodoro, una en el espejo del baño, una en la habitación del baño, dos en la sala insonorizada, tres en el jardín, una dentro de la piscina, dos infrarrojos variables y cinco con operador, además de 60 micrófonos y 40.000 metros de cable. Tanto dentro de la casa como en el jardín hay instaladas 29 cámaras. Las cámaras del interior están camufladas detrás de los espejos que se encuentran en las paredes de la vivienda. Además, las cámaras de las habitaciones están provistas de infrarrojos para que los telespectadores puedan ver lo que sucede dentro de los dormitorios aunque estén las luces apagadas. Las señales de estas cámaras y micrófonos pasan directamente a los controles situados dentro de la nave donde está la casa. Para poder cubrir estas señales durante 24 horas, el equipo de Gran Hermano ha de realizar turnos de ocho horas diarias. El proceso técnico se realiza, a diferencia de Holanda y Alemania, mediante sistema digital, lo que supone que, mientras las cámaras graban, las imágenes y el sonido se almacenan en un disco duro, lo que facilita a los montadores la clasificación, la selección y la edición de las imágenes que más tarde se emitirán. En proceso paralelo, se van etiquetando y clasificando las imágenes más interesantes del día que pasan directamente a postproducción, donde se realiza un montaje provisional. Con estas imágenes seleccionadas a lo largo del día se elabora el resumen diario que ofrece Telecinco.


¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com